La importancia de seguir formándose

jueves, 30 de marzo de 2017  



Una de las cuestiones que más preocupan en el mercado laboral hoy en día es la de ser más competitivos laboralmente. El mundo laboral evoluciona a una velocidad sorprendente y tiende más a la especialización: por eso es necesario seguir formándose.

Según cual sea nuestra profesión tal vez nos planteemos el seguir formándonos, realizando cursos sobre nuestra especialidad o adquiriendo nuevas habilidades, con el fin de no llegar a quedarnos desfasados en el desempeño de nuestra actividad profesional.
 

Un mercado cada vez más segmentado

Las empresas ya no buscan licenciado, diplomados o graduados. Buscan perfiles que se adecuen a sus demandas. Ya no vale solo tener un currículum, sino demostrar cuáles son tus habilidades frente a los demás.

La formación es uno de los principales aspectos que se valoran y se tienen en cuenta en un candidato. Muchas veces, lo que se estudia difiere con lo que se pide en un trabajo por eso la especialización es la manera de diferenciar de tu competencia y de adquirir conocimientos relevantes que puedas aportar a la organización.
 

Qué puedo aportar yo a una empresa

Es una de las preguntas que debemos hacernos a lo largo de nuestra vida profesional. Marcar la diferencia es una de las claves del éxito: la autorenovación y la iniciativa propia son muy cualidades valoradas en las empresas. Dejar huella y mostrar nuestra capacidad nos ayudará a dejar huella por donde pasemos, haciendo camino laboral y mejorando nuestra currículum.
 

Creando una marca personal

En un mercado laboral cada vez más segmentado, es necesaria una buena carta de presentación: nuestra marca personal. Un concepto que no es nuevo, que pretende recuperar el valor de las personas y de su trabajo; recuperando su singularidad, aquello que las diferencia y las hace valiosas.

La marca personal se ha convertido en una herramienta fundamental para el desarrollo laboral. Una seña de identidad que muestra qué podemos ofrecer y por qué deberían contratarnos: una carta de presentación cuyo mejor avalista es nuestra experiencia académica y profesional.

La especialización es la clave para el empleo del futuro. Crear productos únicos con un valor añadido, claramente diferenciales y posicionados puede ayudarnos e mejorar nuestro currículum y a subir peldaños en el mercado laboral.

El crecimiento como persona también es clave: aprender de las experiencias, de otros puntos de vista, tener contacto con otras realidades, intercambiar opiniones… todo ello aporta conocimientos y, por tanto experiencia. Y nunca tengas miedo al fracaso: todas las grandes empresas como Apple o Microsoft han tenido crisis y han sabido solucionarlas, saliendo reforzadas y aprendiendo para nuevas experiencias.

Toda marca personal necesita trabajo y perseverancia. Es un trabajo continuo que no tiene fin. Las inquietudes y las ganas de evolucionar y aprender son claves a tener en cuenta en este camino, camino largo y dificultoso pero que al final llega a buen puerto

0 comentarios:

Publicar un comentario